Loading...

El Gobierno crea un Observatorio de Precios para frenar la inflación

Las autoridades habilitan un canal de denuncias para que los ciudadanos presenten sus quejas contra los negocios

Ante el temor de una inflación las autoridades han topado los precios de varios productos agrícolas. (14ymedio)
Ante el temor de una inflación las autoridades han topado los precios de varios productos agrícolas. (14ymedio)

Preocupado por el riesgo de inflación tras el aumento salarial decretado por el Gobierno, hace dos semanas, el Ministerio de Finanzas y Precios ha publicado el lunes un listado de precios, en pesos convertibles (CUC) y en moneda nacional (CUP), para los productos que se venden en la red de tiendas estatales y en los mercados agrícolas.

Un Observatorio de Precios será creado para evaluar, a nivel municipal, las “tendencias y comportamientos” del mercado interno. El inventario de los productos, de apenas doce páginas, incluye los alimentos pero también algunos electrodomésticos, como los televisores y las cafeteras, dos tipos de cemento y los cigarros.

El organismo contará “con la participación de especialistas de diversas entidades administrativas” y, según la prensa oficial, podrá sancionar a los establecimientos estatales o privados que violen los listados de precios regulados.

El presidente del Parlamento, Esteban Lazo Hernández, habló de “la batalla” contra quienes intenten subir los precios a los bienes y servicios

El presidente del Parlamento, Esteban Lazo Hernández, habló de “la batalla” contra quienes intenten subir los precios a los bienes y servicios. “Se gana con el pueblo, con el control y las denuncias”, advirtió ante posibles irregularidades por parte de administradores o empleados.. Los llamados a que los propios clientes denuncien han sido frecuentes en el último año con el aumento de los precios de los productos básicos, los útiles de aseo y el transporte privado de pasajeros.

En un país donde el salario mensual mínimo no supera los 16 CUC, el Ministerio de Finanzas y Precios decreta que el paquete de café más barato que se vende en las tiendas estatales cuesta unos 0,85 CUC y el más caro -siempre de producción nacional- cuesta 14,45 CUC.

En esos mismos locales, una garrafa de 20 litros de aceite, otro producto que ha escaseado este año, tiene un precio de 38,40 CUC mientras que un kilogramo de espaguettis está en 1,65 CUC y una caja de 22 kg de muslos de pollo en 37,40 CUC.

El Ministerio también divulgó un listado de precios máximos en moneda nacional para los productos comercializados en mercados agrícolas de gestión estatal. La libra de frijoles negros está fijada en 10 pesos y las viandas, hortalizas y frutas tendrán los precios regulados por temporada.

El presidente de la Asamblea Nacional aludió en sus palabras a los mercados agrícolas de gestión privada y lamentó que en algunos de estos establecimientos “la libra de carne de cerdo por estos días llegó a estar en la capital en 70 pesos y la de limón a 35”. Lazo detalló que “partir de la inmediata y enérgica actuación de las autoridades correspondientes descendieron a 45 y a 15, respectivamente”.

El presidente de la Asamblea del Poder Popular en La Habana, Reynaldo García Zapata, aseguró que los precios habían bajado por la “actuación de las autoridades”. Sin embargo, esta semana los precios de la carne seguían siendo los mismos en los mercados de la capital.

Díaz-Canel y su gabinete han dedicado amplios espacios en la televisión estatal para asegurar que el temido aumento de precios no ocurrirá. En una reciente Mesa Redonda, el gobernante cubano se defendió de quienes criticaron el aumento salarial y negó que se tratara de una medida populista en un momento de crisis.

El ministro de Economía, Alejandro Gil Fernández, dijo por su parte que “las reglas del juego se mantienen iguales y desde el punto de vista del costo de producción todo seguirá como hasta ahora”

El ministro de Economía, Alejandro Gil Fernández, dijo por su parte que “las reglas del juego se mantienen iguales y desde el punto de vista del costo de producción todo seguirá como hasta ahora”. Gil Fernández desestimó que los precios se eleven porque según él la ley de la oferta y la demanda “no aplica” a la economía cubana.

Desde finales de 2016 comenzó en la Isla la imposición de precios, inicialmente en la provincia de Artemisa hasta alcanzar a todos los municipios de La Habana, Cienfuegos, Villa Clara y otras regiones del país. La mayoría de los consumidores ha celebrado las tarifas más bajas pero lamentan la caída en la calidad y el abastecimiento.

Los precios topados también han propiciado el desvío hacia el mercado negro de productos agrícolas, una práctica cada vez más común en las carreteras de la Isla, donde comerciantes sin licencia ofrecen productos difíciles de conseguir en los mercados, como cebolla, ajo, frijoles o carne de cerdo.

2019-07-09T22:08:44+00:00