Loading...

El aislamiento por el Covid-19 agravó la situación de las mujeres que sufren violencia machista en Cuba


Diario de CubaDDC · 25-jun-2020

El aislamiento social provocado por la pandemia del coronavirus ha aumentado los riesgos y la vulnerabilidad de las mujeres frente a la violencia machista en Cuba, informa la agencia IPS.

El equipo de la plataforma YoSíTeCreo en Cuba dijo a la agencia que no disponen de estadísticas sobre violencia de género antes de la pandemia, pero “desde nuestra percepción el problema se agravó en las condiciones de aislamiento”.

Tras la apertura de su consejería telefónica, la plataforma “ha acompañado a 30 mujeres, entre 18 y 70 años de edad, por violencia ‘física, psicológica, policial, sexual y un caso de violencia obstétrica'”. Además, han verificado la ocurrencia de cuatro feminicidios.

La escasa cobertura de estos temas en los medios oficiales ha provocado que sea en las redes sociales donde se publique la mayor parte de las denuncias, a pesar de las limitaciones por las difíciles condiciones de conectividad y las altas tarifas.

La agencia IPS ha confirmado al menos siete feminicidios en lo que va de 2020, de los cuales cinco han tenido lugar durante las condiciones de aislamiento físico impuestas por las autoridades sanitarias. También han muerto dos niñas.

Luego del inicio del confinamiento se conoció la muerte de Yamilka Guerra Espinosa junto a sus dos hijas, de dos y cinco años de edad, el 16 de abril. El crimen, perpetrado por su pareja, ocurrió dentro de la vivienda ubicada en una comunidad rural de Las Tunas.

El 3 de mayo se registró el siguiente caso. La víctima fue Yineidy Alcántara Romo, una joven embarazada de cinco meses cuya expareja le quitó la vida después de propinarle numerosas heridas con un machete, en la provincia de Artemisa.

Solo cuatro días más tarde, el 7 de mayo, se informó del asesinato de otra mujer cuya identidad no se ha confirmado. El agresor fue su pareja, y los hechos ocurrieron en la comunidad La Juanita, localizada en la ciudad de Cienfuegos.

EL 18 de junio, Gisel Iznaga Graberán perdió su vida a manos de su expareja en el interior de su hogar, localizado en el consejo popular Ceiba del Agua, en la provincia de Artemisa. Sus dos hijas también resultaron heridas.

Ese mismo día, en la ciudad de Gibara, Holguín, Beatriz Cuadrado Batista fue asesinada en plena calle por su expareja, quien tenía antecedentes de violencia machista.

Durante el pasado año fueron 105 las mujeres que murieron por agresiones según el Anuario Estadístico de Salud. Estos datos no aclaran cuántos de los crímenes responden a feminicidios.

Fuentes de la Federación de Mujeres Cubanas declararon a IPS que han “dado seguimiento a manifestaciones de violencia física y psicológica, sobre todo en el seno del hogar. Además, en la comunidad se han identificado casos de violencia en la pareja, hacia hijas e hijos pequeños, abuso sexual a una menor y de un hijo a su madre adulta mayor”.

También la psiquiatra Ivón Ernand, miembro de la Consejería legal y psicológica para mujeres en situación de violencia del Centro Oscar Arnulfo Romero, confirmó que están “tratando de acompañar a las mujeres con todas las limitaciones de una consejería no presencial”.

Un grupo de 40 activistas cubanas presentó a en noviembre de 2019 una solicitud de Ley Integral contra la Violencia de Género, a la Asamblea Nacional del Poder Popular, pero a inicios del año recibieron la confirmación de que la norma jurídica que demandan no está contemplada en el Programa Legislativo a ejecutarse hasta 2028.

2020-06-28T18:06:05+00:00