Loading...

El destino incierto de la unificación cambiaria en Cuba

La dictadura piensa repetir lo que hizo en 1993, cuando permitió la entrada de divisas, que reanimó mínimamente la economía

cuba doble moneda cuc dólar dólares pesos dualidad monetaria unificación
(foto: AFP)

LA HABANA, Cuba.- ¿Qué depara el destino a los cubanos para lo que queda de 2020, un año que se puede calificar de tétrico y de tiempo perdido para muchas personas? El cuestionamiento está relacionado a que con la línea económica, política y social que sigue la dictadura en estos momentos el futuro parece que se pondrá bien difícil.

Y es que existen varias situaciones que están golpeando a nuestra sociedad; no solo el virus chino es un factor negativo para todos, hay problemas de todo tipo, algunos relacionados con el virus y otros no. Pero lo cierto es que a las dificultades no se les ve la solución por alguna parte.

Remitámonos solo a una: el dinero y la necesidad de unificar la moneda.

Recordémosles a los jóvenes de 30 años o menos que en 1993 se despenalizó la tenencia del dólar; se crearon las tiendas recaudadoras de divisas, conocidas como TRD, y se autorizó la entrada de remesas al país. Para 2004 se sustituyó el dólar estadounidense por el peso cubano convertible, y un dólar llegó a cotizarse en 150 pesos cubanos.

En estos momentos pasa algo diferente, el régimen reconoce que el CUC con respecto a otras monedas extranjeras está sobrevaluado, el tipo de cambio que se utiliza está por encima del valor de equilibrio que debe tener. A esto hay que añadir que el CUC no es una moneda dura en ningún otro país del mundo, solo sirve aquí en Cuba.

La necesidad de eliminar la dualidad monetaria y cambiaria en Cuba se ha convertido en una obsesión para el régimen, porque constituye un freno para el avance de la actualización del modelo económico, ya que no da acceso a medir de forma correcta la producción y los servicios.

Es por eso que han apostado todo a lograr solucionar los problemas del sector empresarial, esperan que les permita destrabar las potencialidades productivas; algo que se ve difícil en un país que ha acostumbrado a sus obreros a no trabajar.

Según plantean, la situación de las empresas desde el punto de vista cambiario se hace más difícil, porque un peso cubano es igual a un CUC y también a un dólar, lo que no constituye un estímulo para las exportaciones.

El CUC tiene dos tasas de cambio: entre las empresas 1 a 1; y entre la población y el sector estatal 1 por 25. También se ven otros tipos de tasas de cambio, por ejemplo, cuando el menudo se cambia a 25 centavos por 5 pesos, lo que implica que 1 CUC vale en moneda fraccionaria 20 pesos cubanos.

La dictadura piensa repetir lo que hizo en 1993, cuando permitió la entrada de divisas y se pudo percibir una pequeña reanimación de la economía, ya que se inyectó la industria nacional y se detuvo su paralización llegando a retroceder la crisis.

En estos momentos, 27 años después, la situación es diferente y también el escenario social, en el que hay que considerar las trabas que pone el gobierno de los Estados Unidos de América y la falta de eficiencia que existe en el aparato económico del país.

Como parte de las medidas que está tomando el gobierno cubano —al parecer— es la recogida de los CUC, lo que ha afectado a la Western Union, y actualmente muchas unidades no tienen dinero y permanecen cerradas sin prestar servicios.

Recientemente por redes sociales ha estado circulando un audio sobre la reunificación monetaria y cambiaria, en el que supuestamente una funcionaria que participó en una reunión donde se discutieron esos problemas habla del asunto. El audio alborotó el gallinero, y muchas personas salieron a cambiar sus CUC por CUP en los bancos y en las casas de cambio. Pero la mayoría de los pocos lugares de venta particular que quedan abiertos, al menos en La Habana, no quieren aceptar CUC.

Algunos piensan que fue una treta de la dictadura para ver la reacción del pueblo, porque pocos días después los medios, incluyendo el Noticiero Estelar de la Televisión, dieron una información del Banco Central de Cuba en la que se explicaba que la información del audio era falsa, y que cuando se fuera a producir el cambio se avisaría y no afectaría al pueblo.

Al final no se puede pronosticar lo que va a suceder, porque todo parece indicar que el régimen tiene miedo de las consecuencias del cambio de moneda en una situación financiera tan difícil como la que existe en estos momentos. Como dice la enciclopedia hay que “desafiar el destino”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

ACERCA DEL AUTOR

Martha Beatriz Roque Cabello

Martha Beatriz Roque Cabello

Martha Beatriz Roque Cabello Nació en La Habana, el 16 de mayo de 1945, hija de un matrimonio de inmigrantes canarios, que tuvieron 6 hijos, dos varones y cuatro hembras, ella era la hija menor. Estudió Licenciatura en Economía en la Universidad de La Habana, se graduó con honores y se quedó como profesora de la asignatura Estadística Matemática. En 1989 ingresa en la oposición, fundando el Instituto Cubano de Economistas Independientes. Posteriormente, forma parte del Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna, que fue llevado a prisión en el año 1997, por escribir La Patria es de Todos. En 2003 retorna a prisión como parte del Grupo de los 75, la única mujer. Una vez en licencia extrapenal organiza la Asamblea para Promover la Sociedad Civil, que tuvo dos días de trabajo público en Río Verde, Boyeros, La Habana. Actualmente mantiene su línea de trabajo con la población a través de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios.

2020-09-15T20:08:51+00:00