ECONOMÍA FINCIMEX admite retrasos en el envío de remesas a Cuba, algunos de dos meses DDC | La Habana

ECONOMÍA

FINCIMEX admite retrasos en el envío de remesas a Cuba, algunos de dos meses

DDC | La Habana

FINCIMEX, parte del conglomerado militar GAESA, informó este miércoles a sus clientes de retrasos en el envío de remesas a Cuba a través de la página Fonmoney, “una empresa sin vínculos directos con FINCIMEX”, aclaró la entidad. Algunos cubanos tienen envíos pendientes desde el 1 de diciembre.

Tras “algunos reclamos de operaciones pendientes de Fonmoney”, FINCIMEX detectó “un grupo importante de transacciones que no pudieron ser procesadas por carecer de datos esenciales. Entre ellas, varias del mes de diciembre”, informó en su página de Facebook.

FINCIMEX no da una cifra exacta de las personas afectadas. Solo señala que “Fonmoney se encuentra rectificando los ficheros y los remitentes deberán ser informados. En cuanto FINCIMEX reciba las órdenes de pagos rectificadas procederá a ejecutarlas de inmediato”, agregó.

“Se solicitan disculpas por las molestias causadas y se reitera el compromiso de continuar facilitando el acceso a remesas rápidas y seguras”, dijo la empresa controlada por los militares. FINCIMEX tramita remesas desde otros países, pero no puede desde Estados Unidos tras las sanciones de la Administración saliente de Donald Trump.

FINCIMEX aclaró en los comentarios que el problema de Fonmoney afecta a las tarjetas AIS y los envíos a los bancos.

“Fincimex dice una cosa, Fonmoney otra… respuestas ambiguas desde el principio y en parte contradictorias. Al final desde el 1 de diciembre estoy esperando el dinero y nada, ya de eso hace dos meses”, dijo Yuni Moliner, residente en Matanzas.

Fonmoney Cuba informó este miércoles en Facebook que “un error informático inesperado interfirió en las transferencias pendientes, y por eso no se completaron pasadas las 48 horas, tal y como les habíamos informado. Se trata de un error mínimo, que ya fue identificado”.

“Estamos trabajando estrechamente con nuestros colaboradores en Cuba para solucionar la interferencia entre el día de hoy y mañana. Nuevamente le tranquilizamos: su dinero está del todo asegurado, ya sea llegando a su destino en Fincimex, en BPA o Banco Metropolitano”, agregó.

A finales de enero, Fonmoney Cuba dijo que “todas las transferencias pendientes han sido procesadas finalmente”.

Sin embargo, varios cubanos se quejaron del retraso de las remesas por esa web. “Hace más de dos semanas que pasaron el corre de que en las próximas 48 horas se completaba la transferencia y nada. La mía es del 4 de diciembre”, dijo Yaney Martínez.

Claudia Basnueva afirmó que desde el 3 de diciembre espera el dinero. “Cada dia es una información distinta, yo necesito saber realmente dónde está mi dinero y el de todos aquellos que llevamos muchísimo tiempo esperando por él, mucha propaganda y que ‘es la mejor forma de envío’ pero muchas informaciones falsas también. Espero que en 48 horas reciba una respuesta y mi dinero”, dijo.

Ariel Lozano dijo que hizo un envío “a través de Fonmoney desde el día 8 de diciembre y aún la persona no recibe el dinero. Han pasado 57 días… 57 días. Es realmente inquietante y angustiante no poder hacer nada al respecto”.

DIARIO DE CUBA encontró en la página de Fonmoney desactivadas las opciones para el envío de dinero desde Europa a la Isla porque “actualmente no es posible enviar dinero desde la Unión Europea”, advirtió un mensaje. Solo están disponibles las recargas de celular y del Nauta, pero no las transferencias bancarias, las tarjetas AIS ni el envío de dinero en efectivo.

SOCIEDAD CIVIL En Cuba hay muchas formas de matar animales. Dentro de 60 días habrá una más YANIA SUÁREZ | Santa Clara

SOCIEDAD CIVIL

En Cuba hay muchas formas de matar animales. Dentro de 60 días habrá una más

YANIA SUÁREZ | Santa Clara

El pasado 29 de enero, la Gaceta Oficial ordinaria número #11 publicó tres normas dirigidas a regular la actividad veterinaria en Cuba con el propósito, según el diario oficial Granma, de “perfeccionar el sistema de sanidad animal”.

De las tres normas, una ha enfurecido especialmente a la comunidad animalista cubana. Se trata del Decreto
20/2020, que en su Artículo 5, inciso V, prohíbe explícitamente la actividad veterinaria como actividad ejercida por cuenta propia. Esto, lamentan los protectores, tendrá consecuencias fatales para la fauna en el país.

“Cuba tiene tantas maneras de matar animales, la última de ellas está en la Gaceta Oficial“, escribió en Twitter la protectora Aylín Sardiñas, una de las muchas que se han lanzado airados a las redes en estos días.

Según el movimiento de animalistas en Cuba, este Decreto supondría el fin de los veterinarios tal y como los conocemos hasta la fecha, ya que la mayoría subsiste en un vacío legal que, a partir de ahora, tendría nombre de condena: “Si ellos [los veterinarios] no están, no estamos nosotros. Si el problema lo tienen ellos LO TENEMOS NOSOTROS TAMBIÉN”, agregó Sardiñas.

Lo cierto es que si quedaran disponibles solamente los servicios veterinarios del Estado, el número de mascotas muertas ascenderá resueltamente y la cifra se notará, aunque no se lleven las estadísticas. El servicio estatal, lo sabe cada dueño de mascota, no suele tener medicinas, ni infraestructura, ni la calidad que esperamos de él, en lo cual influye que nadie se responsabiliza realmente por un maltrato.

“El sistema estatal de servicios veterinarios cubanos ha demostrado no tener la capacidad de satisfacer las necesidades de la población. No cuenta con suficientes consultorios, con vacunas, medicamentos ni medios de diagnósticos, además de carecer de otros  muchos recursos esenciales”, dijo a DIARIO DE CUBA Javier Larrea, presidente de la asociación independiente Bienestar Animal Cuba (BAC).

“Debido a ello, muchos dueños de animales buscan los servicios veterinarios privados”, indicó.

Las anécdotas de malos tratos se suceden unas a otras. “Yo le tengo terror a esas clínicas”, comentó Arelys Díaz.

“Estoy de acuerdo contigo. Lo que yo he vivido en esa Clínica de Carlos III es un horror”, la secundó Marian Isabel.

“Tuve que ponerle puntos a mi perrito sin anestesia en Carlos III porque no había. La verdad es que no hacen nada por los animalitos”, se sumó Yessica Rodríguez.

De  hecho, las denuncias por negligencias y por las pésimas condiciones de las clínicas estatales, en especial la conocida como Carlos III, ubicada en esa avenida de La Habana, han sido muy frecuentes en las redes desde siempre. No son noticia a partir del decreto.

A esta frustración, que podría llegar a la desesperación y hasta el caos si un día cierran los veterinarios privados, se añade el hecho de que los animalistas esperaban para este mes de febrero un decreto que por fin regulara legalmente el bienestar animal en Cuba. Algunos hasta habían hecho por esa razón arreglos con las autoridades, a pesar de las advertencias de otros, que no confían ya en el sistema.

“Es indignante, porque aunque en las reuniones esto no era el centro del debate, pues sí recuerdo que se me dijo que ‘el país estaba analizando eso’, que se estaban valorando las​ cooperativas… no entiendo entonces como no aprovecharon este momento para hacerlo”, lamentó Javier Larrea, presidente de BAC, que hace poco encabezó un pacto con la oficialista ANIPLANT.

La actividad protectora de animales en la comunidad, por otra parte, se vería grandemente afectada sin la ayuda de los veterinarios privados, lo cual significaría un duro golpe al movimiento animalista: “El Estado no es quien hace campañas de desparasitaciones, vacunaciones ni esterilizaciones. Todos esos servicios los proveen veterinarios particulares para ayudar al Bienestar Animal y a la comunidad. Estas son solo algunas de las adversas consecuencias que traerá la prohibición de prestar servicios veterinarios por cuenta propia”, escribió la protectora Gilda Arencibia.

Por el momento, muchos activistas envían mensajes a las instituciones y a la prensa oficial para que corrijan el dislate. “Todo el que discrepe con la idea de eliminar médicos veterinarios por cuenta propia   – hacer un Stop en estos sitos [los sitios oficiales] y reclamar, exigir, las soluciones reales y palpables”, reclamo al que se suma Valia Rodríguez.

Mientras, según la norma, en 60 días la disposición entrará en vigor en toda Cuba.

ECONOMÍA Conversando de salarios con un médico cubano RAFAELA CRUZ | La Habana

ECONOMÍA

Conversando de salarios con un médico cubano

RAFAELA CRUZ | La Habana

Un buen amigo es jefe del Servicio de (especialidad sin especificar para mantener el anonimato) en uno de los más importantes hospitales habaneros. Se graduó como médico hace 35 años y se hizo especialista hace 28, de los que ha pasado 22 como jefe. Quizás por eso tenga un carácter bastante difícil, aunque es un profesional sumamente respetado.

Por razones de salud, hace pocos días lo consultaba y por supuesto, por mi propia curiosidad profesional saqué el tema del salario, sin que me sorprendiera descubrir que, aun cuando él iba a ganar casi el triple —eso pensé— estaba bastante disgustado. Aunque no por las razones que imaginaba yo.

Me comentó que si él no fuese jefe, su salario habría subido solo a 5.560 pesos, ¡inferior al de su propia hija que acaba de graduarse de su misma especialidad! La razón era que ella antes había cursado Medicina General Integral (MGI), por lo que tiene dos especialidades.

Le pregunté si eso no le parecía normal y me espetó de agria manera (les dije que tenía un carácter difícil) que no, que casi todos los médicos cubanos hacían MGI porque era paso previo obligatorio para poder hacer luego la especialidad que de verdad querían. Si él no había hecho MGI era porque había sido el segundo expediente de su curso y, además, había pasado dos años de misión en el sureste asiático a finales de los 80. Como premio por ese historial, pudo hacer su especialidad directamente.

Le indignaba que el esfuerzo para tener un expediente brillante como estudiante y el sacrificio de dos años de su vida lejos de la familia lo reconocieran ahora con menor salario. Además, “¿y dónde dejamos la experiencia? ¡No valoran en lo más mínimo los casi 30 años que llevo en el salón!”

Pero eso no era todo, se desahogó y me contó que cuando él —como muchos otros— fue a la misión en aquellos años en que no las pagaban como ahora, les prometieron que a su regreso tendrían derecho a comprar un carro… Él aun lo está esperando, y es una espina que lleva bien hondo y de la que nunca habla.

Algo que lo tenía “muy jodido” era que, tras el aumento salarial, el personal había perdido autonomía. Si antes los médicos se autorregulaban –él mismo se iba temprano si no tenía nada que hacer—, ahora había que permanecer hasta las 4:00PM en el hospital para marcar la tarjeta o te descontaban. “¡¿Dime a qué hora salgo yo a luchar una cola o el transporte?!”, se quejó.

Un efecto que dice han notado los médicos (y que yo jamás habría imaginado) es el descenso de los “regalitos”. Es sabido que parte importante de la remuneración de los doctores cubanos es en especie, obsequios de sus pacientes en forma de comida, bebidas alcohólicas, cigarros, recargas al celular o productos de aseo. Pues bien, en lo que va de enero es comidilla en los pasillos que los pacientes están regalando menos. Desconocen si por lo difícil que está siendo encontrar las cosas, o porque la gente cree que ahora los médicos están bien pagados. En cualquier caso, esa parte de su sustento está afectada y les duele.

Sí valora positivamente que por primera vez le estén reconociendo el cargo de jefe y le paguen 750 pesos más, “pero se me irán entre el almuerzo del hospital que ya dijeron costaría 18 pesos diarios, aunque sigan dando la misma bazofia (él usó un término más oloroso) y las meriendas por tener que quedarnos hasta las 4:00PM”. Acomodándose en su asiento concluyó: “El cargo me lo están pagando en mala comida”.

A mi pregunta de por fin cuánto ganaría, me dijo: “Mira, me quitan 315 de Seguridad Social y 92 por Ingresos Personales, quítale 500 en ‘comida’ en el hospital y 200 o 250 de transporte porque cuando no hay guagua tengo que coger el botero —aunque los evito todo lo que puedo—. En total, debo estar ganando ahora poco más de 5.000 pesos, y eso sin incluir el sindicato y el Partido que todavía no han dicho cuánto será, pero se sabe que subieron también”.

¿Y entonces? ¿Si estás ganando 200 dólares y antes ganabas menos de 80 no te parece bien?

Su respuesta fue de un razonamiento económico que reconozco no haber hecho yo mismo: “Tú dirás 200 CUC, que no es lo mismo ni sirven para nada. Las tiendas con cosas para vender están en dólares y yo de esos no cobro ni uno. Lo que venden en la calle está a ‘precio Covid’ directamente en dólares o al cambio en pesos, que no son los 24 oficiales, sino 43, 44 o 45 pesos. Así que en realidad estoy ganando un poco más de 110 dólares al mes. Mi salario habrá subido entre un 40 y un 50%, pero los precios de la bodega, la luz, el agua, el transporte y demás cosas que cobra el Gobierno han subido como un 500%”.

“¿Te digo cómo me siento?”, preguntó mirándome fijamente y sin expresión alguna durante unos largos segundos, luego sonrió, y con voz cansada se confesó. “Estoy asustado”.

Cuba: trabajo y “ordenamiento” no van por el mismo camino

El interés por el trabajo se tiene que desarrollar a partir de una estrategia de medio y largo plazo que tiene poco que ver con aumentos de salarios o redistribución de subsidios e incentivos

Peluquería en Cuba, Tarea ordenamiento, Trabajo
Peluquería en Cuba (Foto: WOLA)

MADRID, España. – El empeño de las autoridades comunistas por atribuir a la Tarea Ordenamiento un efecto positivo sobre el interés en el trabajo y la incorporación creciente al empleo, sobre todo de menores de 35 años, es una creencia infundada. No solo porque con el tiempo transcurrido -apenas un mes- no es posible realizar una evaluación de este tipo, sino porque los motivos que explican por qué los cubanos se distancian del mercado laboral son profundos, estructurales y tienen mucho que ver con el modelo social comunista que rige la vida del país durante 62 años.

Los datos disponibles permiten constatar la gravedad de la situación. La población en edad laboral aumentó desde 2014 a 2019 tan solo un 0,4%, mostrando una práctica estabilidad en sus cifras, ya que en esos años sólo creció en 26 100 personas, viéndose afectada por una fuerte tendencia al envejecimiento demográfico. De hecho, la población en edad laboral -que alcanza en Cuba en 2019 una cifra de 7 123 300 personas- es distinta en cada país en función de su normativa profesional y educativa. En el caso de la Isla, se corresponde con la población masculina de 17 a 64 años y la femenina de 17 a 59 años.

Sin embargo, en ese mismo período, la población activa descendió en 463 200 personas, un -9%, quedando situada en 4 642 300 personas en 2019. Este último indicador es importante, ya que la población activa comprende a todas las personas que reúnen los requisitos para ser incluidas entre las personas ocupadas o las personas desempleadas, es decir, son aquellas personas que tienen alguna relación con el mercado laboral y muestran un interés con respecto a este.

Como consecuencia, la tasa de actividad, que suele ser un indicador de comparación de los mercados laborales de los distintos países y que mide la relación entre la población activa y la que tiene edad laboral, descendió entre 2014 y 2019 pasando de 71,9% a 65,2%. La relación de los cubanos con el trabajo presenta una tendencia claramente decreciente en estos años.

Prosiguiendo con los datos oficiales, entre 2014 y 2019 el nivel de empleo, es decir: la población que ocupa un puesto de trabajo de la economía cubana, descendió un -7,7%, equivalente a 384 600 personas. Y, curiosamente, con esta combinación de datos, el desempleo descendió un 58%, hasta quedar situado en 57 100 personas, con una tasa del 1,2%, récord internacional.

¿De verdad se creen las autoridades que estas tendencias se pueden cambiar en 30 días por la Tarea Ordenamiento? Se escudan en un dato que no corresponde a las publicaciones oficiales que debería tener la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), sino en unas informaciones divulgadas por la ministra de Trabajo, a las que hay que otorgar la credibilidad justa. Ese dato es el aumento de la afluencia de personas a las direcciones de Trabajo en busca de un empleo, con especial atención a los menores de 35 años. Se ha informado que han sido atendidas 81 054 personas y que el 50% aceptó las ofertas (en un 65% procedentes del Estado), o lo que es lo mismo, un 50% se volvió a casa con las manos vacías. ¿Hay motivos para tanto optimismo?

En absoluto. Los datos confirman que el empleo no estatal se mantuvo en un 35% del total, con notables limitaciones para crecer. No se han cumplido los objetivos de las reformas raulistas de adelgazar las plantillas dependientes del Estado. Si el gobierno quisiera realmente incrementar el interés en el trabajo y ofrecer mejores empleos a la gente, tendría que concentrar esfuerzos en el sector privado y no abandonarlo a su suerte, como se está viendo en la actual coyuntura. Es fácil llegar a esta conclusión. Entre 2014 y 2019, años en los que el nivel global de ocupación de la economía ha disminuido en un 7,7%, como ya se ha señalado, el empleo del sector privado de la economía cubana ha crecido en un 16%, situándose en 1 030 800 personas en 2019, hasta alcanzar el 22% del total, menos de la cuarta parte. Si se tiene en cuenta el empleo de entidades no estatales como cooperativas agrarias y no agrarias, el empleo aumenta a 1 506 600 lo que representa un 32% del total, pero el crecimiento de este grupo con respecto a 2014 es inferior, un 13%.

Los datos confirman que las organizaciones privadas de la economía generan empleo abundante, mientras que el sector estatal en el mismo período experimenta una tendencia de signo opuesto y disminuye un 6% sus cifras de ocupación total, hasta quedar en 3 078 600 personas en 2019. Y sin embargo, los empleos ofertados en estos primeros días de enero, en un 65%,se han dirigido al sector estatal. Algo no funciona.

El interés por el trabajo se tiene que desarrollar a partir de una estrategia de medio y largo plazo que tiene poco que ver con aumentos de salarios o redistribución de subsidios e incentivos. Una estrategia que combine los elementos fundamentales de educación, formación y cualificación, con las reformas estructurales en las empresas que permitan incrementar su productividad de forma sostenible. Por lo pronto, no parece factible lograr ese objetivo, propiciando, como ha hecho el gobierno comunista, el cierre de empresas.

Desde 2014 a 2019 ha desaparecido el 11% de las 1 992 empresas que existían al comienzo de este período. ¿Dónde han ido los recursos, sobre todo los humanos, de estas empresas? Desde luego, al paro no, si se tienen en cuenta las cifras antes citadas. Pero no cabe duda que la caída del nivel de ocupación en un 7,7% tiene mucho que ver con este proceso de ajuste duro, silencioso, de la base empresarial de la economía que el régimen no ha aplicado, por ejemplo, a las entidades del sector presupuestado, que solo han disminuido un 2,4%. No se consigue interés por el trabajo practicando estos ajustes que ocasionan notables distorsiones en las trayectorias profesionales de las personas, porque reducen las opciones de encontrar empleos en actividades productivas, alejadas de la monotonía mediocre de los empleos que se ofertan en el sector presupuestado. Las transformaciones estructurales de la economía no solo se han quedado a medio gas, sino que, en muchos ámbitos, se han aplicado de forma deficiente. Este es uno de ellos.

Tan solo se vislumbra algún aspecto positivo en la maraña actual del mercado laboral en Cuba y es esa aplicación que ha lanzado el ministerio para la intermediación laboral online. Una actividad que se encuentra muy extendida en todos los países, pero que en Cuba puede chocar con el alto coste de las tarifas de conexión de ETECSA y el hecho de que muchas empresas, sobre todo privadas, tengan dificultades para situar sus empleos en la aplicación. En cualquier caso, alejar las direcciones de Trabajo de una tarea que se debe ejecutar por profesionales competentes, que ofrezcan no sólo empleo, sino orientación laboral y profesional, así como formación de recualificación en los casos necesarios, es una buena noticia. Históricamente, los cubanos han reconocido que estos organismos locales de empleo gestionan con escasa eficiencia las ofertas de empleo, con notables carencias de medios para la prestación de servicios ágiles y competentes. Por ejemplo, el uso de medios informáticos deja mucho que desear, lo mismo que la atención a determinados colectivos vulnerables con dificultades de acceso al mercado laboral, pero, sobre todo, la relación con las empresas y el tejido socioeconómico no parece bien resuelta en el modelo comunista.

En todo caso, quienes abrazan triunfalmente la Tarea Ordenamiento por sus efectos sobre el empleo deberían preguntarse lo que ocurre con ese 50% de ciudadanos que no aceptan los puestos ofertados. Es evidente que esto sucede porque las expectativas de las personas no se corresponden con los empleos que se ofrecen, lo que es legítimo y no admite discusión, o que tal vez los empleos ofertados exigen cualificaciones, destrezas o habilidades que la gente no tiene.

Este segundo supuesto recibe el nombre de skills mismatch (desajuste de habilidades), del que nada se ha dicho hasta ahora en Cuba. El desajuste de habilidades ejerce una influencia muy negativa en el interés por el trabajo y acaba convirtiéndose en un peligro para los países. Actualmente se ignora la incidencia de este problema en la economía cubana, donde el alto nivel educativo de la población no guarda relación con sus cualificaciones, es decir, las competencias que son necesarias para el desempeño en los empleos. Si no se presta la debida atención a estas cuestiones, la obsolescencia puede afectar de forma muy negativa a las competencias laborales de los cubanos y ello reducir más aún la productividad del trabajo limitando los posibles aumentos de salarios.

Un buen indicador de ello es que la mayor cantidad de empleos ocupados por los candidatos, según las autoridades, pertenecen a unidades de la Agricultura, Construcción y Salud Pública, además de las agencias de seguridad y protección. Lo mismo de siempre. En concreto, la Agricultura es, con un 18% del empleo total de la economía, el sector que genera menor nivel de productividad, lo que genera no pocos problemas de producción y abasto de alimentos a la población.

Se equivocan quienes crean que la Tarea Ordenamiento, con su influencia sobre los salarios y la eliminación de subsidios, podría ejercer una motivación adicional por el trabajo. Una equivocación similar a pensar que puede aumentar la eficiencia de las empresas y organizaciones. No se consigue más interés por esta vía, sino que se requieren reformas estructurales del mercado laboral que deben llevar al mismo a las antípodas de donde se encuentra actualmente, dominado por una elevada intervención y regulación que lo condiciona en su funcionamiento.

En todo caso, este asunto ha venido provocando declaraciones de los dirigentes que son un insulto a la inteligencia como afirmar que “la gente se está dando cuenta de que es necesario trabajar para tener ingresos y poder llevar una vida digna con su familia”. No es así. Los cubanos son plenamente conscientes de que ello es así y cuando ven que ese objetivo es impracticable en su propio país, como consecuencia de la intervención del gobierno, se establecen en otros donde hacen realidad esos sueños. El problema es cómo llevar a la práctica estos objetivos dentro de un modelo social comunista, obsoleto e improductivo.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Economista. Autor del blog cuba-economia.blogspot.com. Presidente de la Unión Liberal Cubana y del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH). Mi deseo que Cuba sea libre y democrática

COVID-19 Radiografía de un barrio cubano en ‘aislamiento’ JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana

COVID-19

Radiografía de un barrio cubano en ‘aislamiento’

JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana

Una barriada cubana en cuarentena por casos de Covid-19 no se parece en nada a lo que suele mostrar el Noticiero Nacional de Televisión. El “desorden del aislamiento”, en contradicción con la narrativa de los reportajes televisivos, se convierte en terreno para la batalla campal entre vecinos, funcionarios del Consejo de Defensa Civil (CDC), dirigentes de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) y la Policía.

El pasado viernes 29 de enero, los residentes de gran parte del consejo popular Los Sitios amanecieron cercados por carpas y vallas delimitadoras, custodiadas por elementos de la Policía Nacional (PNR). El Gobierno municipal de Centro Habana, tras ser notificado de un presunto brote de Covid-19, decretó el aislamiento total de la zona, pero más de la mitad de sus habitantes no fueron informados por sus respectivos CDR.

“Ninguna autoridad de la Defensa Civil, de la Dirección Municipal de Salud o del Gobierno me notificó de nada”, aseguró Loli, presidenta de un CDR, quien cuestionó que, más allá de la desinformación, “ni siquiera garantizaron lo básico porque no todo es aseo personal y una bandeja de pollo”.

“Me enteré de que estábamos aislados por la mañana, cuando fui a comprar pan para el desayuno de mis nietos y más de 30 personas discutían con la funcionaria de Defensa Civil en la intercepción de Manrique y Reina”, relató.

La funcionaria “solo tenía la mitad de la información y su única respuesta era que nadie podía salir ni entrar”.

El módulo (uno por núcleo familiar) que las autoridades ordenaron para el aislamiento, consistió en cuatro bolsas de detergente de 125 gramos, dos bandejas de piezas de pollo y dos jabones Lux, por el precio de 168 pesos.

Al menos a una docena de trabajadores, que tampoco habían sido avisados en sus respectivos CDR sobre el aislamiento, no se les permitió salir del cerco. Según explicaron los funcionarios de Defensa Civil, en sus respectivos centros de trabajo tenían que emitirles una carta justificando que eran “imprescindibles” en sus puestos laborales. De ser así, los dejarían asistir.

“Pero, ¿cómo mi administrador iba a saber que Los Sitios estarían aislados, cuando ni siquiera lo sabía yo? ¿Cómo me haría llegar esa carta?”, cuestionó Luis Alberto Donate, quien dijo ser empleado de un centro de elaboración de alimentos.

“Por otra parte, el desorden ha sido impresionante. Los altercados están a la orden del día porque el aislamiento cogió a todos por sorpresa y con la despensa vacía, como cualquier fin de mes en una familia promedio. Lo poco que se abastece llega en la tarde noche y, por supuesto, se arma la aglomeración y el jaleo. Los particulares no están vendiendo tampoco porque no tuvieron tiempo de abastecerse. Esto es lo más cerca que he visto de un campo de concentración”, opinó Donate.

“¿Usted quiere que se arme una protesta masiva?”

Un oficial de la Policía que custodiaba uno de los puntos de control, tuvo que mediar en una aireada discusión entre la encargada de Vigilancia de un CDR y la presidenta de otro. La primera estaba empeñada en evitar que una veintena de jubilados hiciera la cola en un punto de venta estatal de productos agropecuarios.

“Los ciudadanos sí van a hacer la cola mientras guarden la distancia requerida porque no existe ninguna contravención en ello”, le dijo el oficial de Policía a la encargada de Vigilancia.

“Según todos aquí, no se les ha garantizado casi nada de lo que se supone deban suministrarle a una zona aislada. Mientras se cumpla con la distancia social adecuada, el establecimiento puede vender y los ciudadanos pueden comprar. ¿O acaso usted quiere que se arme una protesta masiva aquí?“, añadió oficial bajo los aplausos de los ancianos.

En un recorrido por varias cuadras de la zona aislada DIARIO DE CUBA pudo constatar que cada CDR tenían interpretaciones diferentes de las medidas e indicaciones del Gobierno municipal y las autoridades de Salud Pública.

“Todo el mundo tiene versiones distintas y, en medio de todo, no aparece nadie con la autoridad suficiente y la información correcta. A este paso nos pasaremos dos meses en aislamiento”, dijo Wilfredo Tápanes, reparador de colchones, en referencia a que ningún personal médico, “al menos en esta cuadra”, se ha personado para realizar las pesquisas pertinentes.

“¿El Covid-19 se quita solo? ¿Cómo sabremos en realidad dónde está concentrado el foco que provocó el aislamiento? ¿Cuánto va a durar el aislamiento?”, preguntó Tápanes a un funcionario de Defensa Civil que controlaba la venta de módulos en una de las carpas y que se limitó a declarar: “No tengo esas respuestas”.

Con más de 30 años como fumadora, Dora Guzmán aseguró que rompería el sitio “porque mis cigarros se me acaban mañana y nadie es capaz de decirnos hasta cuándo va a durar este experimento”.

“Amablemente, le pregunté a una trabajadora de la Defensa Civil si tenían previsto vender cigarros en la carpa, y categóricamente me respondió que ese no era su problema y que los cigarros no son un producto básico ni imprescindible. Le dije que prepara un talonario de multas porque mañana saldré a buscar mis cigarros por mi santísima voluntad”, dijo Guzmán.

Decenas de madres trabajadoras de otros territorios de Centro Habana se vieron afectadas por el aislamiento de Los Sitios. El círculo infantil Nené Traviesa, ubicado dentro de la zona cercada, fue cerrado temporalmente.

“Tendré que ausentarme del trabajo el tiempo que dure el aislamiento porque el Gobierno de Centro Habana tampoco previó la reubicación de los niños en otro círculo, y se negaron a emitirnos una carta para justificar ante la administración de nuestros trabajos. Mejor que aíslen a La Habana completa, porque en definitiva la afectación del aislamiento de Los Sitios perjudica a todo el municipio”, dijo una de las madres afectadas.

COVID-19 Los hospitales y las morgues de Santiago de Cuba están colapsados ALEJANDRO ANTONIO TORREBLANCA | Santiago de Cuba

COVID-19

Los hospitales y las morgues de Santiago de Cuba están colapsados

ALEJANDRO ANTONIO TORREBLANCA | Santiago de Cuba

El desastre sanitario en la provincia de Santiago de Cuba relacionado con la pandemia de Covid-19 ha hecho colapsar hospitales y morgues, mientras las autoridades siguen reconociendo pocas muertes por la pandemia.

Durante un recorrido por la segunda ciudad en importancia en la Isla, DIARIO DE CUBA constató que, en la residencia estudiantil de la Universidad de Oriente, acondicionada para el personal que sale de las “zonas rojas”, falleció un médico y otros 20 están enfermos, sin que esta información se publique en los partes diarios que ofrece en Ministerio de Salud Pública.

Envuelto en secretismo permanece asimismo el deceso de una operaria de la línea de sueros parenterales del Laboratorio Farmacéutico de Oriente, que participó en la primera etapa del ensayo clínico del candidato vacunal Abdala, desarrollado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, dijeron allegados de la fallecida y trabajadores de la planta.

El turno de trabajo que tuvo contacto directo con la fallecida está en cuarentena y crece la incertidumbre entre los “escogidos” para participar en la segunda fase del proyecto, que básicamente pertenecen a ese centro, uno de los encargados de validar el prototipo inyectable.

En el campamento pioneril de la Granjita de Siboney, concebido para infestados por dengue, falleció otra mujer que, presuntamente, dio positivo al Covid-19, contagió a 15 niños y recibió un tratamiento equivocado.

Yaitelín, una de las madres, dijo que su hija “fue ingresada de urgencia en la sala de terapia, debido a que hizo reacción al interferón”. Días después supo que “se trató de un error y fue víctima del esquematismo con que aplican los protocolos sanitarios para frenar las cadenas de propagación del virus”.

En la noche del 30 de enero, DIARIO DE CUBA confirmó que en el Hospital Provincial Saturnino Lora no se están haciendo autopsias. Tampoco se autoriza la incineración de cadáveres porque el crematorio local no da abasto.

“La situación con las defunciones es caótica”

Al filo de la 1:00 AM, del 31 de enero, una empleada de la funeraria Bartolomé Masó reconoció con absoluto desenfado que “la situación con las defunciones es caótica, pues hay que colocar hasta dos féretros en cada sala para garantizar los velatorios”.

“Eso es sin contar a los muertos de la pandemia”, dijo la funcionaria mostrando una lista con diez difuntos en el Hospital Ambrosio Grillo y 23 en el Juan Bruno Zayas, que “esperan para ser incinerados”

“Tenemos que priorizarlos porque no hay capacidad para conservarlos y pueden propagar la enfermedad”, dijo.

Ante los reclamos y denuncias de uno de los dolientes, otra trabajadora explicó: “Nosotros no somos los responsables. Al igual que a usted, nos molesta el engaño”.

Los fallecidos por coronavirus se creman junto a sus pertenencias y por el momento los restos no se entregan a los familiares. Solo se devuelven los relojes, el móvil y muy contadas prendas luego de desinfestarlas”, precisó la trabajadora.

La situación en hospitales y morgues contrasta con las bajas cifras de muertes por Covid-19 que reporta el Gobierno. El irrespeto con que las autoridades intentan imponer la mentira lacera la credibilidad y perjudica a todos, en especial a la salud pública cubana.

Trabajadores del cementerio de Santa Ifigenia dijeron que jamás habían visto una cantidad de defunciones tan grande, al punto que, por falta de espacio en las bóvedas y los nichos colectivos, en el mes de enero hubo que desviar sepelios hacia los poblados de El Caney, El Cristo y El Cobre.

En la tarde del 1 de febrero permanecían en los cuerpos de guardia de los policlínicos Ramón López Peña, del reparto Chicharrones, y el José Martí, de la comunidad de edificios multifamiliares del mismo nombre, alrededor de 60 pacientes con test rápidos positivos, debido a que no había capacidad en los 26 centros de aislamiento del territorio.

Muchos llevaban hasta tres días de espera, mientras que a otros, como el octogenario Manuel Torres Quintana, con un marcapasos y una obstrucción pulmonar crónica (conocida como EPOC), le indicaron en horas de la madrugada que se fuera a pie para su casa y esperara allí por la ambulancia.

Como consecuencia del hacinamiento, los contagiados se mezclaban con familiares y amistades que acudían a los centros de salud en busca de que les hicieran un PCR, pero por estar asintomáticos no podían acceder al examen. Algunos “resolvían” mintiendo sobre los síntomas.

Al cierre de enero, todos los PCR atrasados de Santiago de Cuba fueron desestimados. Además, no había sido informado que 22 estudiantes de Ciencias Médicas contrajeron la enfermedad durante el pesquisaje.

En los últimos diez días el territorio acumula 1.239 pacientes positivos. De ellos, unos 70 tienen PCR persistentes, lo que apunta a la presencia de una cepa más fuerte.

Según informaron las autoridades, 79 niños reciben atención en el Infantil Norte, incluida una de 13 años de edad reportada de grave. Esa instalación es una “fortaleza”, luego de que se filtrara el deceso de un menor, que el MINSAP niega.

Cientos de cuadras permanecen cerradas en Santiago de Cuba, donde alrededor de 400 focos continúan activos, lo que impide contener la propagación y mantiene colapsados los centros de aislamiento.

Aunque Miguel Díaz-Canel indicó disminuir el tiempo de entrega de los PCR, todavía los resultados se demoran más de 100 horas.

La falta de higiene es otra arista de la crisis epidemiológica en la provincia, que en breve abrirá los hoteles Versalles, San Juan, Las Américas y Costa Morena para la atención de los turistas, mientras que en la academia de béisbol y otros lugares donde los ciclos de suministro de agua demoran más de diez días, asistirán a los cubanos.

CubaNet

APLP denuncia 17 agresiones a periodistas cubanos en el mes de enero

APLP denuncia 17 agresiones a periodistas cubanos en el mes de enero

“Los atentados a la libertad de prensa y de expresión son permanentes. El régimen viola de forma impúdica su propia Constitución”, denunció APLP

MINCULT Alpidio Alonso periodistas
Foto 27N

MIAMI, Estados Unidos.- La Asociación Pro Libertad de Prensa (APLP) denunció en su más reciente informe, correspondiente a enero de 2021, un total de 17 agresiones a periodistas independientes, entre los que se encuentran 9 hombre y 8 mujeres.

“Los atentados a la libertad de prensa y de expresión son permanentes. El régimen viola de forma impúdica su propia Constitución”, dijo la asociación, que recordó la posibilidad de que existan, más allá de los contabilizados en su informe, otros casos de agresiones por parte del gobierno cubano.

A continuación, enumeramos los periodistas independientes cubanos que fueron agredidos, acosados o detenidos arbitrariamente por el régimen castrista:

Héctor Luis Valdés Cocho: La Habana, periodista de ADNCuba. Fecha de los incidentes: Días 4, 27. Fue expulsado de la vivienda que arrendaba por presiones de la policía política al arrendatario. Arrestado de manera violenta el 27 de enero junto a otros colegas, casi una treintena de jóvenes artistas y escritores, en las afueras del Ministerio de Cultura.

Lázaro Yuri Valle Roca, Eralidyz Frómeta Polanco: La Habana, periodistas freelancers. Fecha del incidente: Día 7. “Un oficial de la Seguridad del Estado (Policía Política), que ni siquiera dijo su falso nombre, nos comunicó que teníamos un Acta de Advertencia por Instigación a Delinquir, algo que no firmamos”.

Iliana Hernández: La Habana, periodista de CiberCuba. Fecha de los incidentes: Días 7 y 27. Citada personalmente por el jefe de sector de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de su zona de residencia para un lugar conocido como La Casona. Desde el día 27 está en detención domiciliar, aunque ninguna autoridad judicial lo ha ordenado.

Yoani Sánchez: La Habana, periodista de 14yMedio. Fecha del incidente: Día 12. Fue atacada en el Noticiero Nacional de Televisión, y calificada de mercenaria y de estar al servicio de Estados Unidos.

Laura Perdomo Pérez: Santa Clara, provincia Villa Clara, periodista freelancer. Fecha del incidente: Día 12. “El oficial que me interrogó, llamado Ernesto me dijo que no podía entrevistar a nadie en la calle, que yo era una mercenaria trabajando para dañar el prestigio de la revolución, y que, si veía publicado sobre eso, mi familia lo pagaría muy caro, que ellos sabían bien lo que a mi me dolía”.

Carlos Manuel Álvarez: La Habana, periodista de El Estornudo. Fecha del incidente: Día 13. Álvarez, junto a otras personas, fue víctima de la embestida del Noticiero Nacional de Televisión en un reportaje donde se atacó su integridad personal.

Rodrigo Alejo Paredes: Santa Clara, provincia Villa Clara, periodista freelancer. Fecha de los incidentes: Días 15 y 19. Fue arrestado por agentes de la Policía Política y la Policía Nacional Revolucionaria cuando pretendía cubrir una protesta de trabajadores por cuenta propia frente a la sede provincial del Partido Comunista (gobernante). “Me detuvieron al salir de mi casa, me introdujeron en un auto policial. Me liberaron cuatro horas después, cuando ya la protesta había concluido. Después recibí una citación para el día 19, para que me presentara ante la Seguridad del Estado y me amenazaron con meterme preso por mis actividades periodísticas”.

Yuniur Berges González: Bayamo, provincia Granma, periodista de: Observatorios de Derechos Económicos (España). Fecha de los incidentes: Días 18, 27. El capitán Leandro y primer teniente Miguel, lo citaron para la Unidad de Instrucción Provincial de los Delitos Contra la Seguridad del Estado. “Cuando llegué me dijeron que el teniente coronel Daniel, quien me había mandado a citar, no se encontraba, que me citarían nuevamente. No me han vuelto a citar. Pero el día 27 tuve seguimiento”.

Roberto Rodríguez Cardona: Bayamo, provincia Granma, periodista de CubaNet. Fecha del incidente: Día 19. Agentes del régimen quisieron obligarlo a presentarse una hora más tarde en la Unidad de Instrucción Provincial de los Delitos Contra la Seguridad del Estado. “Al exigirle mi derecho a ser informado de la citación con 24 horas de antelación, me amenazó con ser detenido”.

Yoe Suárez: La Habana, periodista de Diario de Cuba (España). Fecha del incidente: Día 26. Interrogado por tres oficiales de la Policía Política en la estación policial de Siboney. “El interrogatorio duró más de una hora, participaron los oficiales que dicen nombrarse René y Jhonatan, y otro que dijo ser especialista y llamarse José Antonio. El punto fueron mis publicaciones en redes, dijeron que yo había mantenido un perfil bajo, pero que hace un tiempo para acá mi activismo era mayor, preguntaron si tenía intención de emigrar, y calificaron a Diario de Cuba como ‘plataforma subversiva’, y que mientras siguiera escribiendo para Diario de Cuba continuaría ‘regulado’ (prohibición de salida del país). Cerraron diciendo que ´podían procesarme por ‘mercenarismo’”.

Luz Escobar: La Habana, periodista de 14yMedio (diario digital). Fecha del incidente: Día 26. Bajo arresto domiciliar durante cinco días, desde el 26 hasta el 31. La prohibición de salir de su casa se sostuvo con la vigilancia permanente de uno o dos agentes de la Policía Política en la entrada del edificio donde reside.

Camila Acosta: La Habana, periodista de CubaNet. Fecha del incidente: Día 27. Detenida sobre las nueve de la mañana cuando se dirigía a hacia el Ministerio de Cultura. La periodista fue arrestada por un agente de la Policía Política. El represor, se escucha en un video subido a las redes, amenazó a Acosta con procesarla por un delito de desacato. Fue conducida a la estación de Infanta y Manglar, municipio Centro Habana. El arresto se prolongó por varias horas.  A partir del día 27 y, hasta el cierre del mes, agentes de la Policía Política se mantuvieron apostados frente a la vivienda de la periodista para impedirle salir.

Mauricio Mendoza: La Habana, periodista de Diario de Cuba. Fecha del incidente: Día 27. Fue agredido mientras reportaba en directo por el ministro de Cultura Alpidio Alonso, en las afueras del MINCULT. Alonso de un manotazo le arrancó el teléfono celular. Tras ese hecho, fuerzas combinadas de la policía política y la Policía Nacional Revolucionaria, arrestaron, con violencia, a todos los presentes. Mendoza fue trasladado, junto a los demás jóvenes, a Infanta y Manglar, municipio Centro Habana, interrogado y amenazado con ser presentado a los tribunales por un delito contra la Seguridad del Estado.

Alfredo Martínez: La Habana, periodista de Tremenda Nota. Fecha del incidente: Día 27. Informó en redes sobre agresiones físicas sufridas durante el enfrentamiento de la Policía Política y funcionarios del Ministerio de Cultura contra artistas y periodistas concentrados frente a la sede de esa entidad gubernamental. Producto de las agresiones sufrió fractura en un dedo.

Yunier Gutiérrez: Camagüey, provincia Camagüey, periodista de Revista digital La Hora de Cuba. Fecha del incidente: Día 27. Arrestado con violencia en los sucesos ocurridos en áreas exteriores del Ministerio de Cultura.

María Matienzo: La Habana, periodista de CubaNet. Fecha del incidente: Día 28. Víctima de arresto domiciliar mediante la vigilancia de la Policía Política. La prohibición de salir fuera de su casa se inició el 28, después que la periodista reportara desde la vivienda del científico Oscar Casanella, el arresto del investigador la noche antes.

Otras violaciones a la libertad de expresión en enero:

Alfredo Cancio Iglesias. Santa Clara, provincia Villa Clara.

Bárbaro de Céspedes. Ciudad de Camagüey.

Ever Oscar Matos Leyva. Moa, provincia Holguín.

Juliana María García Claro. Santa Clara, provincia Villa Clara.

Luis Mario Niedas Hernández. Sancti Spíritus, provincia Sancti Spíritus.

Luis Roble. La Habana.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994

Katherine Mojena Hernández

Luis Robles, el joven que protestó en San Rafael, inspira a miles de cubanos

Luis Robles, el joven que protestó en San Rafael, inspira a miles de cubanos

“Estoy segura que millones de ciudadanos que hoy también ansían un cambio, se sentirían identificados con Luis Robles”, dijo a CubaNet la activista Camila Remon.

MIAMI, Estados Unidos. – Desde Estados Unidos varios jóvenes artistas y activistas lanzaron recientemente una campaña por la liberación de Luis Robles Elizastigui, el cubano de 28 años que reclamó la liberación del rapero Denis Solís en el Boulevard de San Rafael, en La Habana.

Después del desalojo de los acuartelados del Movimiento San Isidro, Robles exigió la excarcelación de Solís desde uno de los puntos más céntricos de la capital cubana. Poco después fue arrestado a la fuerza por agentes del Ministerio del Interior, incluidos oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria y del cuerpo de élite conocido como “Avispas Negras”.

Ese mismo día le fue impuesta una multa de 1.000 pesos, por supuestamente “afear el ornato público”. Luego, las autoridades lo acusaron de “alteración del orden público, desacato y actos contra la Seguridad del Estado”.

Actualmente el régimen cubano mantiene a Robles en el centro penitenciario Combinado del Este a la espera de juicio, según fuentes cercanas al joven.

“Convocamos una acción urgente de solidaridad internacional, dentro y fuera de Cuba por la liberación inmediata de Luis Robles, el joven de San Rafael que realizó una protesta sublime, genuina y auténtica pidiendo la libertad para Denis Solís”, sostiene la campaña lanzada en Miami por la artista y activista Ana Olema.

Olema, también integrante de la dirección del Partido del Pueblo, invitó a todos los cubanos a tomarse una foto imitando a Luis Robles el día de su protesta.

“En unos pocos minutos este muchacho con mochila, mascarilla, gorro y un cartel hecho de una caja de cartón gritó ‘libertad’ mientras caminaba de un lado a otro. Y es eso lo que queremos recrear”, explicó.

La artista y activista calificó de “extraordinario” y “valiente” salir solo a la calle y llevar a cabo esta acción, sin pertenecer a ningún grupo opositor.

“Todos nuestros presos y presas políticas son sumamente importantes y la lucha por su liberación no puede cesar, pero el caso de Luis es diferente, porque está solo sin el amparo de ninguna organización”, indicó Olema.

Otra de las activistas que promueve la campaña es Amanda Sánchez, una joven cubana residente en Kentucky. “Hasta el momento hemos logrado sumar muchas personas de Estados Unidos y de Europa, pero es imprescindible que los cubanos dentro de la Isla también apoyen a este joven de todas las formas posibles”, dijo.

Luis Robles Elizastigui es natural de Guantánamo. Graduado de la especialidad de Informática, hasta el momento de su arresto se dedicaba a la electrónica. Tiene un hijo de un año que depende económicamente de él.

“No puedo imaginar el impacto que podría tener que Luis contara qué lo motivó a salir solo. Estoy segura que millones de ciudadanos que hoy también ansían un cambio, se sentirían identificados con él”, apuntó por su parte la joven Camila Remón, residente en Miami y miembro de un grupo recién fundado en apoyo al Movimiento San Isidro.

Luis Robles, presos políticos, Cuba, Miami

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Katherine Mojena Hernández

Miembro de la dirección nacional de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) Promotora de la iniciativa Cuba Decide. Equipo a cargo de la dirección y edición del sitio web Cuba te Cuenta

🗞

14ymedio 2/5/2021

🗞🇨🇺⛅ Desde la Redacción de 14ymedio compartimos las noticias más importantes de este viernes:

🚧 *Cierran el Ministerio de Agricultura por un brote de covid* http://ow.ly/RB9K50DsxN3

✍️ *Trump, una parábola aleccionadora, un texto de opinión de Federico Hernández Aguilar*  http://ow.ly/OkPy50Dsp9q

⚒️ *Envían a Denis Solís a un campamento de trabajo en la mayor cárcel de Cuba* http://ow.ly/eVbX50DsHdu

📉 *Cuba sobrepasa los 30.000 contagios de covid desde el inicio de la pandemia*  http://ow.ly/nKpd50Ds5Lq

📸 *#fotodeldía Breve historia de un bache* http://ow.ly/b2wZ50DsvxF

📄 *Borrell pide retirar a Cuba de lista de países patrocinadores del terrorismo*  http://ow.ly/wXBp50DseX3

⚰️ *Una mujer muere asesinada por un arma de fuego a manos de su pareja* http://ow.ly/zFbr30rvDMR

🇪🇺 *La UE, preocupada por el avance de China en Latinoamérica* http://ow.ly/szPP50Ds6CU

📦 *La ayuda humanitaria en Venezuela, bajo ataque*  http://ow.ly/tl9p50Ds3Ev

🇪🇨 *La comunidad indígena: ¿Un factor de veto que muta en Ecuador?* http://ow.ly/GHbT50DsskB

🚫 *El emporio económico del Ejército birmano, bajo la amenaza de sanciones* http://ow.ly/I6eQ30rvIoV

🇷🇺 *Difamar a Navalni y las protestas, foco de la desinformación prorrusa* http://ow.ly/kBhB50Ds5CP

💻 *Nuestra edición impresa en versión PDF con una selección de lo mejor de la semana en 14ymedio* http://ow.ly/wRda50Dsq4b

🎙️ *El último cafecito informativo de la semana con Yoani Sánchez* http://ow.ly/71Ak50Dsp4V

Sent from my iPhone

Orlando Freire Santana

¿Para qué asociarse a una Cooperativa de Créditos y Servicios?

¿Para qué asociarse a una Cooperativa de Créditos y Servicios?

Con frecuencia se viola el reglamento de las Cooperativas de Créditos y Servicios, con el consiguiente perjuicio para sus asociados

cooperativas Cuba
Foto Radio Camoa

LA HABANA, Cuba.- Las Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS) en la agricultura cubana son instituciones que agrupan a propietarios de tierras —a diferencia de otras formas cooperativas, siguen siendo dueños de las tierras tras la integración a esa propiedad de grupo— con el objetivo de lograr un mejor acceso a insumos y materias primas vendidas por el Estado.

Y aunque la integración de los campesinos a las CCS es voluntaria, ello no elimina las presiones gubernamentales para que los productores individuales se integren a esas cooperativas. Por supuesto, de esa manera las autoridades podrían controlar mejor a esos campesinos, al tiempo que les inoculan el mensaje político-ideológico.

Con fecha 24 de mayo de 2019, la Gaceta Oficial de la República publicó el Decreto-Ley 365 “De las Cooperativas Agropecuarias”, el cual contiene el reglamento para el funcionamiento de las CCS, así como también el de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), y las Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA).

El artículo 37 del reglamento de las CCS dispone que “en el caso de las CCS, circulan por sus cuentas los ingresos de los cooperativistas por la venta de sus producciones, los que no forman parte del patrimonio de la cooperativa”.

Es decir, que la CCS comercializa las producciones de sus asociados, y el ingreso obtenido debe ser retribuido a estos, sin que pueda ser desviado ese importe para otros fines. Sin embargo, con frecuencia ese artículo es violado, con el consiguiente perjuicio para los asociados.

En su edición del domingo 24 de enero, el periódico Juventud Rebelde dio a conocer la queja de un asociado a una CCS (“¿Por qué no antes?”), debido a que un año y ocho meses después de que su cooperativa cobrara la venta de su producción a una entidad estatal, todavía la CCS no le había pagado a él.

La Junta Directiva de la CCS planteaba que no podía pagarle porque el dinero fue utilizado para saldar deudas que la cooperativa tenía con otras entidades. Una anomalía que hizo que el cooperativista sufriera un enorme peloteo al reclamar el dinero que le pertenecía. Acudió al Departamento de Atención a la Población del Gobierno y el Partido en su municipio (Perico, en la provincia de Matanzas), al delegado de la Agricultura, a la Fiscalía municipal, y a la delegación provincial de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP). Al final de semejante tribulación se logró que el Banco concediese un crédito a la CCS para pagar la deuda contraída con el cooperativista.

Después de todo esto nos asalta la siguiente interrogante: ¿Y no sería mejor que el campesino en cuestión le hubiese vendido su producción directamente a la empresa estatal, sin que mediara en la transacción la CCS? ¡Cuánto malestar se hubiese ahorrado ese productor!

Lo cierto es que las fallas e ineficiencias de las cooperativas agropecuarias en Cuba han provocado un éxodo creciente entre sus asociados, que se refleja en el decrecimiento de esas entidades. De acuerdo con cifras emitidas por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), de 2 504 CCS existentes al final del 2014, la cantidad disminuyó a 2 468 al cierre de 2018. De igual manera disminuyeron las cantidades de UBPC y CPA en el país.

Y si tenemos en cuenta que las distintas formas cooperativas poseen cerca del 40% de la superficie cultivada de la nación, ello oficia como otra de las causas de la actual crisis en que se debate la agricultura cubana.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Orlando Freire Santana

Orlando Freire. Matanzas, 1959. Licenciado en Economía. Ha publicado el libro de ensayos La evidencia de nuestro tiempo, Premio Vitral 2005, y la novela La sangre de la libertad, Premio Novelas de Gaveta Franz Kafka, 2008. También ganó los premios de Ensayo y Cuento de la revista El Disidente Universal, y el Premio de Ensayo de la revista Palabra Nueva.