A: Sr. Tom Haeck, Sección América de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Procedimientos Especiales de Naciones Unidas, y otros órganos de Naciones Unidas a los que competa esta petición y las violaciones de derechos humanos aquí comunicadas. DE: Defensores de los derechos humanos asociados a la ONG Corriente Martiana.

CUBA / Español / 3 de febrero de 2021-02-02
A: Sr. Tom Haeck, Sección América de la Oficina del Alto Comisionado
para los Derechos Humanos de Naciones Unidas,
Procedimientos Especiales de Naciones Unidas,
y otros órganos de Naciones Unidas a los que competa esta petición y
las violaciones de derechos humanos aquí comunicadas.
DE: Defensores de los derechos humanos asociados a la ONG Corriente
Martiana.
-ANEXO No.1-
AL DOCUMENTO TITULADO: Petición para que el sistema de Naciones
Unidas se pronuncie sobre la violación de los derechos humanos a un
grupo de actores de la sociedad civil que, en reclamo de derechos que
considera violados, se manifestó pacíficamente frente a la sede del
Ministerio de Cultura de la República de Cuba el 27 de enero de 2021.
Mediante este documento Anexo No.1 damos seguimiento a la
comunicación, fechada el 28 de enero de 2021 y con título de
referencia ut supra, por medio de la cual denunciamos la represión
militarizada contra un grupo de artistas y reporteros que se
manifestaron de forma no violenta frente a la sede del Ministerio de
Cultura de Cuba (MINCULT), adonde acudieron porque una representación
compuesta por tres de ellos había sido citada por el viceministro
Fernando Rojas para reunirse con él, el ministro y el segundo
viceministro de cultura.
Por la información que nuestra ONG ha podido colectar de diversas
fuentes y por los testimonios publicados por algunos de los artistas
arrestados (se adjuntan varios vídeos), todo indica que la reunión
fue la excusa oficial para tenderle una emboscada a los artistas,
presentarlos como personas violentas que estaban asediando a los
funcionarios y potenciar la campaña de difamación en contra de los
artistas y con este procedimiento excusarse por el incumplimiento de
los acuerdos que el viceministro Fernando Rojas contrajo en la
reunión que tuvo lugar en el MINCULT el 27 de noviembre de 2020.
Analizando en cámara lenta uno de los vídeos grabados in situ (se
adjunta copia del mismo), se evidencia que la versión oficial del
gobierno es falsa, porque se ve claramente que es el ministro Alpidio
Alonso quien avanza hacia el periodista Mauricio Mendoza y de un
golpe le arrebata de su mano el celular conque el reportero estaba
grabando los eventos como parte de su trabajo. Inmediatamente después
de la agresión del ministro al periodista, tal como si hubiera sido
la señal acordada, dos individuos adelantan al funcionario (el de la
camisa marrón de mangas largas -citado en nuestro comunicado
anterior- y otro de camisa azul clara) y arremeten contra los
reporteros y artistas acorralándolos contra la cerca de la
edificación ubicada frente al MINCULT y al unísono por ambos flancos
avanzan personas vestidas de civil, (de forma disciplinada y
coordinada lo que evidencia que se trata de militares de los llamados
consejos de defensa, agentes de la policía y de la seguridad del
estado) para cortar cualquier vía de escape a los manifestantes
quienes en pocos minutos fueron reducidos a golpes, arrestados y
trasladados en un ómnibus hacia la 4ta. Unidad de la Policía, situada
en Calzada de Infanta entre Manglar y Amenidad, municipio capitalino
de El Cerro.
En el noticiero nacional de televisión y otros programas
informativos (todos oficiosos porque en Cuba se prohíbe por ley el
ejercicio del periodismo libre) los periodistas sujetos al partido
comunista manipularon los vídeos grabados por las víctimas de la
agresión (los cuales copiaron de las redes sociales) y de los cuales
sólo presentaron fragmentos para desinformar a la sociedad por medio
de una narrativa en la que tales periodistas oficiosos afirman que el
ministro de cultura fue acosado por el reportero Mendoza al ponerle
su celular en la cara al funcionario. Como es habitual, no se
presentó el vídeo completo donde se ve claramente que es el ministro
Alpidio Alonso quien arremete contra Mendoza quien en ningún momento
avanza hacia el ministro. Tampoco se presentaron las versiones de
contraste que establece como norma ética el ejercicio del periodismo
imparcial y objetivo (se adjuntan como pruebas documentales vídeos
del noticiero nacional de televisión y del programa Hacemos Cuba
publicados ambos el 27 de enero de 2021).
Nuestra ONG pudo precisar que luego del arresto violento de los
artistas y reporteros el corte de los servicios de telefonía e
Internet en la capital fue de dos horas en algunas zonas y las áreas
que reportaron mayor tiempo sin servicio no sobrepasó las ocho horas.
Tratos crueles y degradantes
Algunos de los 22 arrestados en el MINCULT han declarado que
fueron sometidos no sólo con golpes sino también con técnicas de
inmovilización y de luxación, las cuales son de uso común en artes
marciales como el aikido y el jiujitsu.
Por ejemplo, el reportero de ADN Cuba y activista del Movimiento
27N Nelson Julio Álvarez reveló que fue golpeado y también amenazado
con deportación hacia Sagua la Grande que es su localidad de origen.
Se adjuntan fotografías de las lesiones que le infligieron.
Otro que resultó fuertemente golpeado es Oscar Casanella,
activista del Movimiento San Isidro, con visibles lesiones en abdomen
y cara. También se adjuntan esas fotografías como prueba documental.
Además, a Casanella sus agresores le quitaron la bicicleta en que
usualmente se transporta y no se la han devuelto a pesar de que él
está reclamando su devolución desde que lo liberaron.
De igual forma fue tratado Alfredo Martínez, periodista de
Tremenda Nota, a quien le fracturaron el dedo anular de su mano
derecha como se puede ver en la fotografía adjunta y en el post que
el reportero publicó en las redes sociales, los que también se
adjuntan a modo de prueba.
Las mujeres no corrieron diferente suerte. La artista visual Celia
González, integrante del Movimiento 27N, califica de “demasiado
violento” el trato que le dieron durante y después del arresto. Como
se confirma en un post que publicó en Facebook (el cual adjuntamos) a
ella le borraron toda la información que tenía guardada en su celular
antes de ponerla en libertad.
Tanto Celia González como la artista visual Camila Lobón (también
del 27N) fueron desnudadas a la fuerza para que los oficiales
registraran en los genitales de ellas en busca de presuntos
dispositivos de grabación de audio. Esto ocurrió en la 4ta. Unidad de
la Policía.
Los arrestados fueron liberados individualmente luego de ser
interrogados, amenazados y de interponer en su contra actas
policiales donde se les advierte que no pueden reunirse, asociarse o
manifestarse so pena de cárcel. Obviamente, tales actas violan la
normativa internacional de derechos humanos que el Estado de Cuba
está comprometido a garantizar en su jurisdicción.
Durante el arresto e interrogatorio los artistas y reporteros no
tuvieron asesoría de un abogado defensor, no se les permitió llamar
por teléfono a sus familiares, ni se les proporcionó atención médica
para las lesiones ocasionadas durante el arresto y encierro en la
4ta. Unidad de la Policía.
Prosigue el acoso y los arrestos de actores de la sociedad civil
Después de ser liberados los arrestados en los eventos del
MINCULT, el artista visual y líder del Movimiento San Isidro (MSI)
Luis Manuel Otero Alcántara convocó a manifestarse frente al
Capitolio de La Habana para exigir la renuncia del ministro y los dos
viceministros de cultura.
Entre el 29 de enero y el 3 de febrero han sido arrestados al
menos 18 artistas y otros actores de la sociedad civil en relación
con el llamado a manifestarse en el Capitolio. Debe considerarse que
puede haber más casos porque nuestra ONG no puede contabilizar todas
las violaciones de derechos humanos.
El 29 de enero de 2021 fueron arrestados:
1. Luis Manuel Otero Alcántara, artista visual del MSI.
2. Maykel Castillo, cantante del MSI (nombre artístico “Osorbo”).
3. Omar Mena, cantante cuyo nombre artístico es “El Analista.
4. Yasser Castellanos, artista visual del MSI.
El 30 de enero de 2021 fueron arrestados:
1. Carolina Barrero, curadora y crítica de arte del 27N.
2. Katherine Bisquet Rodríguez, escritora del 27N.
3. Jesús David Pacheco (18 años), sin afiliación, pero lo citaron a
la Unidad de Policía del Reparto Alamar con el pretexto de que
habían encontrado un celular que el joven reportó perdido en
2017 y lo dejaron arrestado para hostigar a sus padres quienes
son artistas y miembros del MSI.
El 31 de enero de 2021 fueron arrestados:
1. Osmani Pardo Guerra, activista del MSI.
2. José Luis Tijerino Castro, actor de la sociedad civil.
3. Esteban Rodríguez, reportero de ADN Cuba.
4. Yasser Castellanos, artista visual del MSI.
5. Maykel Castillo (Osorbo), cantante del MSI.
6. Carolina Barrero, curadora y crítica de arte del 27N.
7. Luis Manuel Otero Alcántara, artista visual del MSI.
8. Amaury Pacheco, poeta del MSI.
9. Michel Matos, gestor y productor cultural del MSI.
10. Hanoi Morán Dime, actor de la sociedad civil. Continúa detenido
y al parecer lo van a acusar falsamente de no tener puesto
correctamente el cubre boca sanitario requerido por la pandemia de
coronavirus. Sin embargo hay testigos que afirman lo contrario.
El 1 de febrero de 2021 fueron arrestados:
1. Maykel Castillo (Osorbo), cantante del MSI.
Otros actos de represión fueron comunicados por las víctimas:
Tal es el caso de Luis Mario Niedas Hernández a quien echaron de
su empleo en la Empresa de Transporte Escolar de la ciudad de Sancti
Spíritus. El 29 de enero Niedas hizo una transmisión en directo por
Facebook solidarizándose con los activistas que estaban siendo
arrestados en la capital y el 2 de febrero la directiva de su empresa
lo amonestaron por esa transmisión en Facebook delante de los
empleados. Minutos después de ese acto de repudio, le informaron
públicamente que estaba despedido.
Por otra parte, Adrián Rubio, activista del MSI, fue acosado el 2
de febrero de 2021 por un oficial de la policía que penetró en la
casa del activista sin orden judicial y sin autorización de Rubio. El
activista había sido previamente citado pero la citación policial no
tiene el cuño oficial que es requerido por ley, motivo por el cual no
asistió a esa cita. Sin embargo, el policía amenazó con encarcelar a
Rubio si él no se presentaba en la unidad aunque la citación no
cumpla con los requerimientos legales.
Del 29 de febrero a la fecha otros actores de la sociedad civil
han reportado que no pueden salir de sus respectivas viviendas porque
se encuentran sitiados por agentes policiales, de la seguridad del
estado e integrantes de las Brigadas de Producción y Defensa
(llamadas popularmente “brigadas de respuesta rápida”). Entre los
sitiados se encuentran:
1. Adrián Rubio, activista del MSI.
2. Camila Acosta, periodista de Cubanet y del 27N.
3. Luz Escobar, reportera de 14 y Medio.
4. Amaury Pacheco, poeta del MSI.
5. Iris Ruiz, actriz del MSI.
6. Iliana Hernández, reportera de CiberCuba.
En seis días (del 29 de enero al 3 de febrero) nuestra ONG ha
contabilizado 26 violaciones de los derechos humanos. Si se le suman
los 27 arrestos y 5 limitaciones de movimiento por sitio policial
ocurridos el 27 de enero, el total es de 58 violaciones en siete
días.
En contraste, nuestra ONG contó 36 violaciones de derechos humanos
en el mes de diciembre de 2020, de las cuales 20 fueron arrestos
arbitrarios, 4 detenciones arbitrarias, 10 tratos crueles o
degradantes y 2 supresiones de la libre expresión.
Al comparar ambas estadísticas es notable el incremento de la
represión contra los actores de la sociedad civil. También llama la
atención que los medios de prensa (todos bajo administración estatal)
y algunos funcionarios del partido comunista (único legal por
precepto constitucional) han multiplicado sus declaraciones contra
los artistas del N27 y del MSI en particular y contra todos actores
de la sociedad civil en general, creando un ambiente de hostilidad
extrema.
Otro aspecto a considerar es que está pendiente por ver que
determina el Tribunal Provincial Popular de La Habana respecto a un
Procedimiento Sumarísimo de Habeas Corpus que fue interpuesto el 1 de
febrero a favor del detenido Hanoi Morán Dime. Sin embargo, aunque
ese tribunal contestó el 2 de febrero que procede “acceder a la
solicitud de Habeas Corpus a favor” de Morán Dime, llama la atención
que los jueces actuantes resuelven radicar el proceso, trasladarlo al
Fiscal para que ofrezca sus descargos, pero ellos consideran que “sin
resultar necesaria la presentación del acusado ni la celebración de
vista” por lo que obviamente el actor de la sociedad civil seguirá
detenido y no podrá estar de cuerpo presente en el tribunal para
argumentar, junto a su abogado defensor y a los testigos oculares,
las razones por las cuales se impugna tal detención.
El caso de Hanoi Morán Dime es una bandera roja que confirma el
uso de la pandemia de COVID-19 como coartada para reprimir a personas
que reclaman derechos y libertades básicas. Reclamaciones que el
discurso oficialista presenta a la sociedad por los medios de
difusión como si fueran actos de traición a la patria sin considerar
que esos reclamantes son también parte de esa patria y ellos
conforman un segmento de la sociedad que, a diferencia de los
funcionarios del Estado cubano y del partido comunista, sí cumple con
el deber de velar y defender tales derechos y libertades como demanda
la normativa internacional al respecto.
La ONU no puede permanecer en silencio ante la criminalización, el
hostigamiento y el castigo injusto contra ciudadanos, porque ellos
ejercen o reclaman los derechos previstos en declaraciones, pactos y
tratados suscritos por nuestro Estado pero que, lamentablemente, este
no los cumple arguyendo el sofisma de que el bloqueo estadounidense
le impide el desarrollo efectivo de los derechos humanos en Cuba.
Esta excusa es inaceptable e ilógica porque respetar y garantizar las
libertades básicas que reclaman los actores de la sociedad civil no
depende de si el Estado cubano puede comprar productos a otros
estados, sino que se relaciona con la tolerancia y el respeto por lo
diverso, principios universales que el Estado de partido único no
acata como se confirma en los artículos 5 y 8 de la nueva
Constitución de Cuba refrendada en 2019 en un proceso plebiscitario
manipulado por ese partido único.
Por todo lo anterior, nuestra ONG insiste en que la Oficina del
Alto Comisionado para los Derechos Humanos así como otros organismos
y funcionarios del sistema de Naciones Unidas debe pronunciarse a
favor de los actores de la sociedad civil cubana en general y en
particular a favor de los integrantes del Movimiento 27N y del
Movimiento San Isidro quienes están defendiendo cabalmente la
universalidad de los derechos humanos y la dignidad humana misma.
Agradeciendo su atención,
Respetuosamente,
Moisés Leonardo Rodríguez Valdés
Leticia Rodríguez Iglesias
Ileana de los Ángeles Iglesias Nodarse
Lázaro González Valdés
Sede de la ONG Corriente Martiana:
Ave 45 # 2410 e/ 24 y 26, Cabañas, Cuba, CP 37520
Municipio Mariel, Provincia Artemisa, Cuba

Correo Electrónico: corrientemartiana2004@gmail.com
cmartiana02@gmail.com
Teléfono Fijo: + 53 47 30 8461
Teléfono Móvil: + 53 5 9122070
*La Corriente Martiana es una organización de la sociedad civil no reconocida en
Cuba, sin fines de lucro y cuya misión consiste en promover los derechos humanos a
través de la educación presencial y a distancia, la distribución de materiales
informativos y educativos impresos o en formatos digitales así como el diseño y la
implementación de estrategias de presión sobre decisores a fin de contribuir a
poner fin a las insatisfacciones y violaciones sistemáticas e institucionalizadas
de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba.

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *