Díaz-Canel en Guantánamo: problemas, mentiras e incertidumbre (I)

Díaz-Canel en Guantánamo: problemas, mentiras e incertidumbre (I)

En Guantánamo, algunas dependencias estatales incumplen con las medidas establecidas para limitar la expansión de la pandemia

Miguel Díaz-Canel durante su visita a Guantánamo (Foto: Estudios Revolución)

GUANTÁNAMO, Cuba. – El periódico Granma correspondiente al pasado 30 de enero informó sobre la visita realizada a la provincia de Guantánamo por la plana mayor del régimen cubano, encabezada por el gobernante Miguel Díaz-Canel Bermúdez y el primer ministro Manuel Marrero Cruz, en la que también estuvieron Marino Murillo Jorge, miembro del buró político del Partido Comunista de Cuba (PCC) y jefe de la Comisión para la Implementación de los Lineamientos, así como los viceprimeros ministros Roberto Morales Ojeda -también miembro del buró político del PCC- y Alejandro Gil Fernández, titular de Economía y Planificación.

En la reunión -cuya fecha omitió Granma, pero que presumiblemente fue realizada el viernes 29 de enero-participaron además las máximas autoridades políticas y administrativas que representan a la dictadura en el territorio. Allí se analizó la situación de la provincia con respecto a la COVID-19, la marcha de la Tarea Ordenamiento, el programa agroalimentario y el enfrentamiento a coleros y revendedores.

Progresión alarmante de la COVID-19

Según la información ofrecida por Granma -órgano oficial del comité central del PCC, único permitido en el país- Miguel Díaz-Canel Bermúdez preguntó al doctor Roilder Romero Frómeta, director provincial de Salud, por qué se violaron las medidas higiénico-sanitarias en la empresa cárnica de la ciudad, donde se contagiaron 33 trabajadores.

El director provincial de Salud respondió al gobernante que en el suceso incidió una cadena de violaciones, responsabilizando con su inicio a un visitante procedente del extranjero. El contagio se propagó -según el directivo- por el descuido de un trabajador y de la familia anfitriona del visitante.

Este hecho no solo ilustra sobre la baja percepción de riesgo que aún subsiste en algunos ciudadanos, sino que también demuestra que algunas dependencias estatales incumplen con las medidas establecidas para limitar la expansión de la pandemia.

Durante la última semana la situación epidemiológica en la provincia ha continuado empeorando. Ayer, 3 de febrero, en su habitual conferencia de prensa, el Dr. Francisco Durán García, director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), afirmó que Guantánamo fue la segunda provincia con más casos reportados (138), solo superada por La Habana. El territorio continúa siendo el de mayor índice de contagios por cada 100 000 habitantes (208,85).

El viceprimer ministro, Dr. Roberto Morales Ojeda, señaló que en la situación incidían -todavía ocurre- las dificultades en la toma de muestras a personas sospechosas y en el traslado de los PCR, cifrando las esperanzas de mejoría en la cercana inauguración de un laboratorio de biología molecular, algo que se  anuncia desde hace dos meses.

En la emisión vespertina de la revista informativa A tiempo, del telecentro Solvisión, correspondiente a este miércoles 3 de febrero, compareció la doctora Marjori Mengana, especialista del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología, quien aseguró que en los últimos 15 días se han detectado 1 420 casos, con 155 focos abiertos y reportes de cuatro eventos de transmisión. También resulta significativo el creciente número de niños, adolescentes y jóvenes que se contagian con la enfermedad.

Algunas personas se han quejado de la mala higiene existente en los centros de aislamiento y de la deficiente alimentación. Las instalaciones convertidas en hospitales de campaña ascendían a 22 cuando se efectuó la visita gubernamental. El periódico Venceremos, órgano oficial del Comité Provincial del Partido en Guantánamo, publicó un reportaje el mismo 29 de enero, titulado La vida se ‘guerrea’ en campaña, donde se reconoce que algunas de esas instalaciones comenzaron a prestar servicio sin siquiera contar con suministro estable de agua y otras carecen de cámaras frías para guardar los alimentos y no tienen personal suficiente.

Se rumora también que ha habido un brote masivo de COVID-19 en la prisión provincial, algo que no ha sido confirmado ni desmentido por las autoridades.

Sobre la progresión de la COVID-19 en la provincia, un profesional de la salud, que labora en el Hospital Provincial Dr. Agostinho Neto y que pidió no reveláramos su nombre, dijo que coincidía con las autoridades cubanas acerca de que existen muchas indisciplinas sociales, pero que le preocupa mucho el poco control que existe sobre quienes están luchando directamente contra la pandemia. Según expuso la fuente, a ese personal no se le realizan los PCR con la rapidez requerida y por eso ha habido algunos contagios últimamente.

Roxana Herrera Simón, vecina de la calle 7 Oeste entre 2 y 3 Norte, Guantánamo, dijo que hay mucha indisciplina social, pero que el contagio no disminuye porque las personas tienen hambre y salen a la calle a hacer colas para adquirir lo que necesitan.

“Mira, yo misma tuve que pasarme casi tres días haciendo cola para poder comprar un paquete de pollo y tuve que hacerlo con mi nieto, pues no puedo dejarlo solo en la casa. Eso es un peligro potencial pues cualquiera puede resultar contagiado con la COVID-19 en una cola. Y muchas veces los productos no llegan completos y habiendo hecho una cola tienes que volver a hacer otra. La verdad es que hay mucha hambre y la gente tiene que salir a la calle”, sostuvo la mujer.

Continuará…

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Roberto Jesús Quiñones Haces

Nació en la ciudad de Cienfuegos el 20 de septiembre de 1957. Es Licenciado en Derecho. En 1999 fue sancionado de forma injusta e ilegal a ocho años de privación de libertad y desde entonces se le prohíbe ejercer como abogado.
Ha publicado los poemarios “La fuga del ciervo” (1995, Editorial Oriente), “Escrito desde la cárcel” (2001, Ediciones Vitral), “Los apriscos del alba” (2008, Editorial Oriente) y “El agua de la vida” (2008, Editorial El mar y la montaña). Obtuvo el Gran Premio Vitral de Poesía en el 2001 con su libro “Escrito desde la cárcel” así como Mención y Reconocimiento Especial del Jurado del Concurso Internacional Nósside de Poesía en 2006 y 2008 respectivamente. Poemas suyos aparecen en la Antología de la UNEAC de 1994, en la Antología del Concurso Nósside del 2006 y en la selección de décimas “Esta cárcel de aire puro”, realizada por Waldo González en el 2009. Roberto Quiñones fue encarcelado por el régimen cubano durante un año, entre septiembre de 2019 y septiembre de 2020, como represalia por ejercer el periodismo.

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *